PASTEL DE CHOCOLATE Y VINO TINTO

INGREDIENTES Para 8 personas

• 185g – Harina de repostería
• 175g – Azúcar
• 25g – Cacao en polvo sin azúcar
• 8g – Bicarbonato sódico
• 2g – Sal
• 5g – Café soluble descafeinado (opcional)
• l60 ml – Aceite de girasol
• 5ml – Esencia de vainilla
• 240ml – Vino Tinto Oporto Vilte
• 80ml – Nata líquida para cocinar para la cobertura
• 20ml – Vino tinto para la cobertura
• 110g – Chocolate negro para la cobertura

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde de unos 22 cm de diámetro, mejor si es de fondo desmontable. Engrasar con aceite o mantequilla y espolvorear con cacao en polvo, sacudiendo el exceso.

Tamizar en un recipiente mediano la harina con el cacao en polvo, el bicarbonato sódico, el café y la sal. Añadir el aceite de girasol, el Vino Tinto Oporto Vilte y la esencia de vainilla. Mezclar con unas varillas con movimientos suaves hasta tener una masa homogénea.

Verter en el molde, dando unos golpecitos para igualar la superficie y romper las burbujas más grandes que surjan. Hornear durante unos 25-30 minutos, vigilando hacia al final de la cocción para que no se pase demasiado. Esperar unos minutos fuera del horno antes de desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Para la ganache, calentar en un cazón la nata con el Vino Tinto Oporto Vilte, mezclando con unas varillas. Justo antes de que rompa a hervir añadir el chocolate troceado, retirar del fuego y mezclar muy bien hasta tener una crema homogénea. Dejar que se enfríe al menos 20 minutos.

La ganache tiene que estar todavía cremosa pero no muy líquida, y hay que usarla cuando el bizcocho esté frío. Cubrir repartiendo bien la crema, dejando que caiga por los bordes de forma natural para darle un aspecto algo rústico. Se puede añadir más ganaché al gusto dejando una capa más gruesa. Esperar a que se seque un poco antes de servir o reservar en la nevera.